Los Pastores del Cáucaso son perros extraordinarios: orgullosos e indóciles por una parte y al mismo tiempo, fieles sin reservas a su dueño.

Estos perros no presentan temor alguno por pelear con animales salvajes de cualquier tamaño, o con el hombre que llegue con malas intenciones.

La escasez de ejemplares de la raza se debe a que en la actualidad siguen cumpliendo la función de cuidar rebaños en las montañas del Cáucaso donde, por la geografía escabrosa y el aislamiento, hacen dificultoso acceder a ejemplares de sexo opuesto, y por lo tanto su procreación es limitada.

Otra razón para su escasez es de orden político, ya que en la ideología imperante en la URSS estaba la idea de abolir toda diferencia nacional. Todo debía ser soviético dentro de sus fronteras sin importar del país que provenía. Fue entonces que el Pastor del Cáucaso fue llevado a Siberia, u a otros lugares de la URSS, con el objeto de mezclarlos con razas locales, para que surgiera el perro soviético.

Durante la segunda guerra mundial, se hizo otra gran recolección de perros en Armenia, Georgia y Azerbaidzhan enviándolos a Moscú donde se encontraba el criadero "Estrella Roja" donde fueron utilizados para crear el "Mastín de Moscú".
La Post guerra en la URSS, fue un periodo que encontró a gran cantidad de perros sin dueños que formaron jaurías que atacaban al ganado y a las poblaciones humanas alejadas.

Para contrarrestar esta amenaza, a principios de la década del 50 fue promulgada una ley, por parte del gobierno soviético, para combatir a los perros vagabundos. Una consecuencia de esto fue también que muchos Pastores del Cáucaso fueron considerados vagabundos y eliminados.

Todas estas razones han llevado a que esta raza fuera muy reducida y poco conocida en occidente. La caída del comunismo y la reapertura de contactos con países ex integrantes de la URSS, han permitido que llegara esta raza a Occidente renovando a la cinología internacional.
En la República de Azerbaidzhan se distinguen dos tipos de perros Pastores del Cáucaso: un tipo se encuentra en las montañas, parecido al georgiano, y el otro en la región de las estepas.

La región del Cáucaso es de altas montañas, donde las poblaciones están a más alturas sobre el nivel del mar de ese continente y la vida se ha desarrollado, desde tiempos muy antiguos, en un ambiente sumamente difícil por su clima frío y su topografía escabrosa.

El Pastor del Cáucaso es también el resultado de ese hábitat agreste, sumamente salvaje, donde cualquier error se paga con la vida.

Al ser un animal pastor su vida se desarrolla donde están las ovejas, es decir, en las altas cumbres.

Gran parte de su tiempo lo debe pasar en absoluta soledad, sin mas compañía que las ovejas que debe custodiar, por lo que su carácter es sumamente independiente, y debe tomar decisiones por su cuenta sabiendo que no tendrá ayuda. Por eso, el espíritu de sobrevivencia es tan fuerte que modela el carácter de estos perros.